Viviendo en San Borondón

Mentir con formalidad y sosería (y 2)

José Francisco Fernández Belda

Si Gabilondo es soso y no formal, por más que intenten sin éxito desde el partido socialista (léase La Moncloa, donde realmente tiene sus zahúrdas la PSOE), que parezca lo que no es y que no dude en mentir y en reiterarse en la mentira, tal vez usando aquella celebérrima excusa moral jesuítica de la reserva mental, el auténtico rey de la tergiversación y la falsedad grosera es sin duda Pablo Iglesias. El Marqués pone en boca de los demás lo que no han dicho y no duda en lagrimear y montar numeritos histriónicos en campo amigo, es decir, sus mítines y los medios de comunicación más visuales que audiovisuales, subvención mediante, le bailen el agua al social-comunismo. Social por el Dr. Sánchez, comunismo que no niega ni reniega, por Iglesias. Ambos ahora teatralizan un fingido divorcio, pero es puro embeleco electoralero.

Sorprende que a casi ningún medio de comunicación le haya extrañado que el Marqués acusara a VOX de fascismo, movimiento político del que sólo conoce el nombre como le demostró Antonio Escohotado en su programa iraní La Tuerka, siendo Iglesias el representante del sistema político más criminal de la historia, prohibido en la UE, y que aún hoy en día tiene sometido bajo su terror rojo a varios miles de millones de personas… Y actúa, sin ocultarlo, para lograr añadir 48 millones de españoles a esa contabilidad siniestra.

También sorprende que Iglesias y Mónica García, de Más Podemos, la de los falsos gráficos de elaboración propia y la que presumía de un doctorado que no tenía, no sacaran a la palestra sus mantras de la ideología QUEER (término tomado del inglés que se define como “extraño” o “poco usual”), la más ultrasiniestra y alienante de las ideologías de género. Debe ser que en el marquesado de Galapagar las cosas no andan tan amistosas como pudiera parecer y es tiempo de mantener prietas las filas con el puño izquierdo cerrado y amenazante en alto, teniendo la mano derecha libre para sostener y lanzar el ladrillo propio de las democracias populares, no las otras. Y, por cierto, mucho estaban tardando en utilizar ese idiotizado, idiotizada, idiotizade lenguaje, lenguaja, lenguajo las, los, les idiotizados, idiotizadas e idiotizades por la, lo, le ideología de género, génera y génere… ¡Y que su Ayatolá (les encanta Irán y su profeta) sea una Ministra de España, es para llorar a lagrima, lágrimo o lagrime viva, vivo, vive!

Pablo Iglesias, en el debate de candidatos a presidir a la CAM, acusó a VOX de racismo por querer deportar a un negro por el sólo hecho de ir en las listas de Podemos. No contento con eso, en un mitín ha vomitado otra de sus mentiras, acusando a Federico Jiménez Losantos de decir que en la Asamblea de Madrid hay que instalar una alarma de SecuritasDirect porque entrará un negro de Podemos… por cierto, nada dice de Garriga, que blanquito no es precisamente. Como es bien sabido, la mentira tiene las patas cortas para los que quieren perseguirla. Lo que FJL dijo, tal como se puede comprobar en el audio del programa “Federico a las 8” o en YouTube, fue que hay que instalar la alarma porque entra un MANTERO. Lo del color del susodicho, fue un adorno leninista para sus cada vez menos enfervorizados escuchadores, que no siempre votantes, susurro muy útil para sembrar odio y señalar a sus matones a la víctima, si no calla aterrorizada.

Es de sobra conocido que para un comunista la mentira es un arma revolucionaria. Y como Pablo Iglesias lo es y no lo oculta (por cierto, eso no se lo permitirían en la UE), no duda en sembrar odio y mentiras sobre todo el que él odia por ponerlo en evidencia y no bailarle el agua. Ahora ataca a Jiménez Losantos, pero ya está temblando Ferreras y Ana Pastor tras la aparente deserción de eldiario.com y La Sexta que osan publicar las ya muy frecuentes cabalgadas de contradicciones de ese jinete. Y de su valkiria en azoteas selectas.

El cabecilla aparente de Podemos, aconseja a Serigne Mbayé que envíe una nota a FJL con la pretensión de que la leyera en antena, acusando al comunicador de decir falsedades sobre él y que se debía retractar. Federico la leyó, pero aclarando que es totalmente cierto, que este candidato de Podemos tiene antecedentes delictivos por haber entrado de forma ilegal en España, aunque después le hayan regularizado su situación, por lo que en este punto no hay nada que rectificar. Sigue FJL comentando esa nota, en la que este candidato dice ser (y así lo presentó el Marqués), presidente del sindicato de manteros. Le aclara, por si Podemos tuviera alguna duda, que la actividad de los manteros, es totalmente ilegal en la España del Dr. Sánchez, una estafa a la Hacienda Pública, un engaño a los consumidores, un robo a la propiedad intelectual y una competencia desleal a los comerciantes que pagan sus impuestos.

Es difícil de explicar, en un país normal, que alguien se pueda proclamar presidente de una asociación ilegal y delictiva, sin que las autoridades actúen contra esa persona. Sería como si Al Capone se anunciara como presidente del sindicato del crimen y con ese título se presentara a unas elecciones… peor aún si logra entrar en la Asamblea de Madrid y puede votar leyes que defiendan la legalidad. Por todo esto y mucho mas, sin paliativos, hay que decir que Pablo Iglesias, además de mentir como es uso y costumbre social-comunista, incita al odio y señala a unos periodistas desafectos a su cauda para que sus bukaneros tomen cumplida nota.

No es VOX el provocador, es la izquierda y la ultrasiniestra en un desesperado intento de gobernar Madrid y silenciar cuanta voz discrepante surja al grito de ¡fascista! Parafraseando una frase muy americana, ¡Pablo, yo tampoco te quiero!, y no te odio, pero sí odio lo que representas, aún más si como dice el meme circulante, la renta me sale a Galapagar.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad