Uncategorized

El arte silenciado, mujeres pintoras

Tradicionalmente las mujeres en la historia han estado relegadas al ámbito doméstico. Su reconocimiento en el campo laboral, científico o artístico ha sido insignificante, pero las investigaciones realizadas en los últimos tiempos han permitido descubrir nuevos conocimientos sobre las mujeres artistas a lo largo de la Historia.

La mayoría de las obras de estas pintoras que destacaron en su tiempo terminaron escondidas en las zonas más inaccesibles de archivos históricos; relegadas a los sótanos de los grandes museos y atribuidas a hombres durante siglos. La mujer adoptaba forzosamente el papel de musa y modelo.

Ahora sabemos que no se tratan solo de “dos o tres” las pintoras que se atrevieron a ejercer de pintoras, sino que fueron muchas las que lograron sobresalir con su trabajo y que merecen el reconocimiento de haberlo conseguido, no solo desarrollando su arte, sino también superando las barreras que esa sociedad atávica les impuso.

Las condiciones en las que se ha ido desarrollando el papel femenino dentro de la pintura a lo largo de los siglos´, ha repercutido para que en la actualidad, los nombres de las pintoras no aparezcan en nuestro imaginario colectivo. Desde la Alta Edad Media, las mujeres comenzaron a formarse en los monasterios gracias a la lectura de los libros de devoción, ya que se les negó el acceso a las universidades hasta el siglo XX. Se creó entonces la brecha que marcaría el papel de los dos sexos durante las décadas siguientes: para ellos la formación reglada y para ellas lo ”doméstico”. Pero algunas mujeres extraordinarias se saltaron estos límites para dar rienda suelta a su creatividad mientras se educaban a sí mismas en las artes.

Lo cierto es que ha habido grandes mujeres artistas en la pintura pero no han sido reconocidas. Muchas de las obras que hicieron fueron atribuidas a hombres ya que el hecho de que fuese una mujer la autora bajaba mucho el valor adquisitivo de las composiciones artísticas entre otras cosas.

Es verdad que durante la Edad Media tanto hombres como mujeres sufrieron lo que se llamó anonimato artístico, pues el arte no era una actividad considerada y no es sino a partir del siglo XV cuando se produce en Italia un cambio en la valoración social del artista, que se extendió luego por todo el Renacimiento y el Barroco. Los artistas empezaron a reivindicar que la pintura la escultura y la arquitectura, fuesen consideradas artes liberales ya que requerían una intensa actividad intelectual y espiritual que las alejaba del simple oficio mecánico y artesano al que estaban sujetas en la Edad Media con el sistema gremial, y es por ello que a lo largo de los siglos XVI y XVII la pintura alcanza cotas nunca más igualadas.

El arte de los talleres del Renacimiento es producto de artistas tanto masculinos como femeninos. El paso del tiempo ha relegado al olvido a mujeres pintoras de primer nivel, Pintoras de cámara, de reyes y Papas, creadoras de la Escuela Italiana y Flamenca, y en general sus aportaciones a la historia del Arte, han sido relegadas al olvido y al silencio.

Hay constancia de que había mujeres aprendices que estaban en los talleres, pero solía ser siempre bajo la dependencia del hombre. Accedían a la profesión de pintor de la mano de un protector, un marido artista o un padre artista ya que no podían acceder a través de academias a las que tenían prohibido el acceso al estudio por ser mujeres.

Investigando sobre pintores del Renacimiento me llamó la atención que prácticamente no había publicaciones de ninguna mujer pintora entre los artistas de esos siglos, y me vino a la mente una simple pregunta ¿Cómo es que no hay mujeres pintoras de relevancia en el renacimiento? , resulta que no conocía a ninguna .Empecé a investigar sobre ello, la sorpresa fue mayúscula pues tengo conocimiento y documentación de al menos setenta mujeres pintoras de una excepcional calidad y de reconocido prestigio en esa época correspondiente a los siglos XV,XVI,XVII.

¿Cómo es que no ha transcendido?

Una pregunta simple que hasta hace algunos años ni se planteaba, pues la historiografía tradicional ha excluido a las mujeres de la historia “universal” o “general”, ya de manera involuntaria, o alejándolas de sus programas.

Las diferentes fuentes que tratan el tema son escasas. Si nos trasladamos a esa época, cuesta trabajo imaginar cómo podían pintar las mujeres. Cuanto sufrimiento ahogado seguramente por lágrimas de impotencia. Las privilegiadas que acudían a talleres, veían como sus pinturas se asignaban a un pintor masculino, pues al parecer si la pintura era de una mujer el cuadro no tenía valor como ya dije antes. No podían pintar a hombres, pues había prohibición para que una mujer pintara modelos masculinos.

Además en aquella época la mujer casada estaba subordinada a su marido y era inferior por su naturaleza. Por ejemplo la mayoría de edad en el caso de los hombres se conseguía a los veinticinco años, mientras que las mujeres poseían una minoría de edad perpetua, eran controladas por el padre o hermano hasta que se casaban, y si lo hacían, pasaban a pertenecer al marido.

A pesar de todo ello existen verdaderas obras de arte de mujeres pintoras como:

María Ornani, Antonia Uccello, Margarita van Eyck o Sor Bárbara Ragnoni. Destacaron, igualmente, Sofonisba Anguissola – en el siglo XVI-, Isabel Sirani -en el siglo XVII- y su contemporánea Artemisa Gentileschi, una de las artistas más prolíficas de su tiempo cuyos trabajos han gozado de especial trascendencia en la Historia del Arte, aunque no hayan sido reconocidas todas sus obras como propias hasta bien entrado el siglo XX. Artemisa está considerada como una artista revolucionaria para su tiempo. El hecho de que el “99 por ciento de la bibliografía haya estado firmada por hombres” explica, en parte, que estas artistas hayan sido “silenciadas” frente a la “celebración de la masculinidad”.

Es de ley poner en conocimiento de la sociedad que en la época de los grandes pintores conocidos había mujeres de igual talento que merecen ocupar su puesto en la Historia de la Pintura.

El reconocimiento de la mujer en el ámbito de la pintura es aun hoy prácticamente nulo y se precisan con carácter urgente actuaciones que compensen tanto tiempo de ocultación y silencio .Es el momento de divulgar y dar a conocer la vida y obra de estas fantásticas mujeres artistas.Es importante observar lo que ocurre hoy dia en pleno siglo XXI.

Como podemos ver NO HAY NI UNA SOLA MUJER, aunque desde el siglo XV hasta nuestros días hay más de 60 mujeres pintoras de gran talla, reconocidas por Miguel Angel, Leonardo , Brueguel, Tiziano y otros pintores como artistas de primer nivel, mujeres pintoras de la corte . ¿Cuál es el problema para no hablar de ellas?

Precisamente ahora hay que hablar de ellas y hay que reconocerlas como artistas y difundir sus obras.

PROYECTO DE DIVULGACION

A raíz de la investigación realizada, empecé a estudiar fórmulas que hicieran posible el inicio de actuaciones para difundir en la medida de lo posible, la figura de la mujer en la historia de la pintura como un primer paso para objetivos más ambiciosos. Para ello he mantenido conversaciones con las Administraciones, Empresas, medios de comunicación y algunas personas de confianza. La sensación ha sido positiva, todos apoyan el proyecto, y realmente somos todos los que con unos gramos de ayuda podemos hacer una estupenda divulgación del proyecto que denominamos

“El Arte Silenciado”: Mujeres en la historia de la pintura

Creo que el libro es uno de los instrumentos básicos para adquirir conocimientos. Tiene unos requisitos adecuados para ello, pueden releerse, se pueden guardar, se pueden llevar a cualquier lugar, se pueden prestar y/o regalar, son de fácil consulta, y crean hábito de lectura, entre otras virtudes. Por ello una primera fase del proyecto seria llevar al ciudadano la mayor cantidad posible de información a través de libros con relativa rapidez al menor costo posible.

¿COMO?

1.-Editando un catalogo que aglutine a pintoras con cuadros representativos y

2.-Biografias de cada una de las pintoras: Crearemos la Serie “Mujeres en la Historia de la Pintura”

3.-Conferencias.- Realización de conferencias con proyección de las pinturas acompañadas de pequeñas biografías de cada pintora

4.-Exposiciones

5.- Difusión en los medios de comunicación.

Manuel López es investigador y responsable del proyecto Museo de Pintura Flamenca de Canarias

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: