Uncategorized

El sendero hacia la victoria

Preparen motores damas y caballeros, las elecciones estadounidenses están a la vuelta de la esquina dentro de una vorágine social. El Covid-19 y las protestas raciales han sido los temas mainstream de lo que llevamos de año. Un mes para decidir el porvenir de un país convulso y cada día más polarizado. Con un presidente que, en lugar de asumir las responsabilidades, ha echado el muerto a agentes externos. 

Como es evidente, la campaña de Trump ya ha comenzado acompañada de un nuevo slogan: “Keep America Great!”, mantén América grande. Un slogan poco sofisticado pero que mantiene la esencia del anterior slogan de 2016: “Make America great again!”. Todo hay que decirlo, Donald Trump no es un iluso, él sabe jugar bien sus cartas, por algo se le conoce como el showman. El pretexto de este mensaje es muy claro, si quieres mantener América fuerte y en orden, vota por Donald Trump. 

Por otro lado, su rival político, Joe Biden, ha elaborado un slogan convencional pero conmovedor: “Our best days still lie ahead”, nuestros mejores días están aún por venir. Unas palabras que, a priori, pueden resultar positivas para todo aquel que anhele un mejor futuro para la nación. Progreso y un atisbo de luz esperanzadora son algunas de las cualidades que se pueden rescatar. Joe Biden, a sus 77 años es, sin atisbo de duda, un veterano de la política estadounidense. Vicepresidente entrañable durante la legislatura de Obama y con más de la mitad de su vida al servicio de los conciudadanos americanos. No en vano, ¿será suficiente?

Recordemos que, en 2016, Hillary Clinton perdió las elecciones generales contra Donald Trump. Nadie daba un duro por él y acabó convirtiéndose en el presidente de la potencia más poderosa e influyente del mundo. Todo gracias a una campaña electoral simple y efectiva diseñada por el estratega político Steve Bannon. Fórmula que se ha extendido por países como Brasil, Francia, Italia, España, Grecia. Durante una campaña electoral hay que mirar con lupa cada movimiento de los candidatos porque nada de lo que se lanza al público es arbitrario, todo tiene una intención implícita para conseguir el éxito en las urnas.  

Episodios como la filtración del correo electrónico por wikileaks, el supuesto caso pizzagate y la presunta enfermedad mental perjudicaron la imagen de Hillary Clinton. Trapos sucios que salieron a la luz por una razón: beneficiar la campaña de Donald Trump. ¿Podría repetirse este modus operandi? En los últimos meses se ha publicado información comprometida de Biden. La acusación de violación por parte de una ex empleada en plena campaña no es un buen comienzo para arrancar una campaña electora. Además, los escándalos de corrupción del ex vicepresidente y su cuestionado estado de salud mental lo convierten en un candidato vulnerable y susceptible al ataque por parte de los republicanos. 

Seamos sinceros, Joe Biden no es el candidato más idóneo para competir contra alguien como Donald Trump. Trump es algo más joven y tiene mayor repercusión en redes sociales, sus 86,3 millones de seguidores en twitter son una prueba de ello. Si de mí dependiera hubiera optado por un candidato más joven como Andrew Yang, Pete Buttigieg o Alexandria Ocasio. Pero bueno lo hecho, hecho está.  A pesar de ello, figuras como la de Kamila Harris aseguran un círculo que, no solo produce la confianza de los demócratas más moderados, sino que transmite la esencia de Barack Obama

Actualmente, Joe Biden cuenta con una tendencia favorable en los sondeos, con 7 puntos por encima de Donald Trump. Sin embargo, nada es inamovible, todo puede dar un giro de 360º de aquí a noviembre. Hay que tener presente que el colegio electoral estadounidense funciona diferente al español. Mayor número de votos no es sinónimo de ganar las elecciones. Así que, todo dependerá de la audacia de los candidatos a la hora de obtener la bendición del pueblo en determinados estados clave. Porque así es como se juega en política. En el sendero hacia la victoria, la seducción, es la llave que abre la puerta.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: