Actualidad

Un estudio demuestra que Sanidad trampea sistemáticamente sus propias estadísticas sobre el virus

El estudio elaborado por el bioquímico por la Universidad de Navarra, José Gefaell,  que ha realizado un seguimiento exhaustivo de todas las variables que han ido ofreciendo nuestras autoridades a lo largo de esta ya infausta epidemia es absolutamente incontestable. Las conclusiones son inquietantes, los errores del gobierno completamente inexplicables, la narrativa o el relato de desarrollo de los acontecimientos no encajan con la frialdad de los datos científicos correctamente interpretados y cotejados. Los errores de las estadísticas oficiales y sus correcciones a posteriori (al alza o a la baja) son tan groseros y evidentes que cuesta entender la razón o razones que puedan explicar semejantes desajustes.

El gobierno ha vuelto a ajustar fuertemente al alza la serie de casos retroactivamente desde enero y la serie de muertes para todo agosto/septiembre. Incluso después de estos ajustes, en vista de la evolución del crecimiento de los casos semanales, hospitalizaciones y muertes, trece semanas después de su inicio, el actual rebote no es una segunda ola y está disminuyendo (¡sujeto a que no haya más cambios retroactivos!). Pero ahora se incluyen los casos leves y los asintomáticos, mientras que en marzo/abril no lo estaban (por no hablar de los no infecciosos, llamados falsos positivos).

En los últimos dos meses, el 96% de los casos fueron leves y/o asintomáticos, y sólo el 4% requirió algún tipo de hospitalización. -El promedio de muertes diarias aumentó hasta 66, pero las muertes no han seguido a los casos en la misma proporción que en marzo. Desde el 10 de mayo, los mayores de 60 años son el 18% de los casos, pero el 94% de las muertes (así, el 82% de los casos y el 6% de las muertes son menores de 60). -Lo mismo se aplica a las muertes reportadas por los Gobiernos Autónomos . Aunque hay profundas discrepancias entre algunas Autonomías y el Gobierno central, la forma de su curva de mortalidad sigue siendo relativamente plana (excepto en Aragón).-Además, el exceso de muertes por todas las causas (MoMo) en cada región tampoco muestra signos de una segunda ola, por ahora.-Desde el 10 de mayo hasta el 16 de septiembre, la tasa de fatalidad sobre los casos (CFR) para todas las edades se sitúa en el 0,54% (en mayo era del 15%-12%), aunque con la nueva serie para los últimos 14 días de septiembre ha aumentado hasta el 0,76%. Desde el 10 de mayo al 16 de septiembre, la CFR para los mayores de 60 años es 2,86% (0,0286) y la tasa de mortalidad infantil para los menores de 60 años, para el mismo período, sigue siendo muy baja, del 0,04% (0,0004). Según los datos de RENAVE, no hubo ni un solo fallecimiento de niños en edad escolar o jóvenes (3 a 17 años) hasta el 16 de septiembre.

En España la actual «segunda ola» de casos sólo es aparente, porque en febrero-mayo no se incluían los casos leves o asintomáticos (en su mayoría jóvenes), pero también se produjeron (por no hablar de los no infecciosos/falsos positivos). Así pues, la serie de casos no es homogénea y tendría que corregirse muy al alza al principio de la pandemia (o a la baja en el rebote actual). Si lo hiciéramos, esta aparente segunda ola de casos se mostraría muy diferente en los gráficos, al igual que un rebote, y está disminuyendo (esta conclusión estadísitca está condicionada a que el gobierno no realice más cambios retroactivos significativos).-Añadiendo la seroprevalencia, la inmunidad celular y la inmunidad innata, las regiones de España más afectadas en la primera ola habrían alcanzado el equivalente a la inmunidad de rebaño (Nota: Distintos estudios sugieren que la inmunidad de rebaño se está alcanzando en toda Europa, en general).

Esto está impidiendo ahora que la transmisión en cadena sea explosiva. Si se confirma la existencia de inmunidad de grupo, es poco probable que en el otoño o en el invierno dichas regiones tengan una segunda ola severa de casos y muertes similar a la de marzo/abril.- Sin embargo, alcanzar el equivalente de la inmunidad de rebaño no significa que la enfermedad haya desaparecido. Todavía quedaría un 30% / 40% / 50% de la población a ser infectada (de 14 a 24 millones de personas en España). Pero gracias a la inmunidad de manada estas personas se infectarán progresivamente, continuamente, pero no de forma explosiva. (Nota: En cualquier caso, debemos continuar lavándonos las manos frecuentemente, mantener cierto distanciamiento social y, sobre todo, “proteger agresivamente” a los ancianos y vulnerables, como propone Sunetra Gupta, epidemióloga de la Universidad de Oxford).- Por lo tanto, durante los próximos meses seguiremos viendo un permanente pero relativamente bajo número de muertes diarias, ciertamente con altibajos, y probablemente con mayores aumentos en diciembre-febrero, pero no muy diferente de cómo ocurren otras enfermedades infecciosas comunes».

Más tarde o más temprano se sabrá la verdad. No podrán quedar los responsables de todas estas extrañas circunstancias que han rodeado estos infaustos meses en nuestro país sin dar las pertinentes explicaciones de sus, como mínimo errores, a la sociedad española. Y ya se dilucidará si todo este cúmulo de despropósitos que están conduciendo a nuestro país a la ruina económica y moral y, por supuesto, a un drama humano de dimensiones todavía ocultas e impredecibles, se podría haber evitado o atenuado de manera muy significativa con las decisiones lógicas y correctas. Entender las decisiones del gobierno cuesta mucho en estos momentos.

Vivimos tiempos de dureza e incertidumbre, tiempos en que es un compromiso de conciencia la búsqueda de la verdad para toda persona de bien. Desde Crónica de Canarias y pese a nuestra modestia, nos hemos trazado ese objetivo, la honestidad y la búsqueda de la verdad por encima de cualquier consideración y como termina José Gefaell su extraordinario análisis citando a Antonio Machado: “¿Tu verdad? No, la Verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya guárdatela.”

[Nota: Los posibles efectos a largo plazo deben ser analizados a largo plazo, no ahora en pocos meses]. -La tasa de mortalidad se mantendrá baja. Siendo la Tasa de Fatalidad sobre el total de Infectados (IFR) mayor que la Tasa de Fatalidad sobre los Casos (CFR), en vista de los datos (y de la conclusión de muchos trabajos científicos), es probable que la IFR no sea más del doble que la gripe, es decir, alrededor del 0,25% en promedio para todas las edades, y 0,015% para personas de menos de 60 años.

SPAINCovid19 second wave monitoring –Sept. 18, 2020ExecuAve Summar

https://www.dropbox.com/s/yoad7xxlo96t32b/SPAIN%20-%20Second%20Wave%20Monitoring-18Sept2020.pdf?dl=0

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: