La inmunidad de ser superior

Como todavía no podíamos salir porque apenas llevábamos tres semanas de confinamiento, me llamó por teléfono mi amigo Juan, con quien suelo tomar café

...