ActualidadEconomía

El PIB no se recuperara hasta finales del 2023

España se asoma al abismo y la intervención económica en nuestro país tardará aproximadamente un año.

«Es improbable que, en medio de la crisis, los demás estados de la UE presten una atención prioritaria al endeudamiento del sector público español. El panorama cambiará cuando la mayoría de las economías europeas la superen», afirman los expertos.

«Esto significa que dentro de un año aproximadamente, los estados y la Comisión condicionarán el suministro de soporte financiero a la implantación de un plan de consolidación fiscal y de reformas estructurales capaz de situar las finanzas públicas en la senda d ela sostenibilidad y restaurar el crecimiento.

La alta posibilidad del Tesoro de colocar deuda soberana en el mercado tenderá a reducirse cada vez más. Con un déficit pública de dos dígitos del PIB, con la deuda por encima del 100% del PIB, con una económica que se deteriora con el paso del tiempo, a España le costará cada vez más poder colocar deuda.

Freemarket ha estimado que el PIB no retornará a los valores obtenidos en el cuarto trimestre de 2019 hasta finales del año 2023. La política fiscal y presupuestaria del Gobierno de España constituye «una de las mayore amenazas» para salir de la crisis. En 2020 el déficit de las administraciones en conjunto se situará entre el 11,2% del PIB y el 13,3% del PIB, según han afirmado los analistas.

Los analistas creen que el rescate de la economía española será inevitable. El BCE no puede estar acumulando deuda española de manera indefinida, el supervisor bancario sólo puede tener en su blance hasta un 30% de bonos soberanos de un país.

Los especialistas se muestran tajantes y rechazan las cifras que el Gobierno envió a Bruselas esta semana: «No se concreta ni siquiera se insinúa en qué año o en qué trimestre, el Gobierno piensa que se logrará superar la crisis».

«A lo largo de sus más de 100 páginas, el Plan Nacional de Reformas (PNR) enviado a la Comisión Europea no contiene ninguna iniciativa reformista», señalan los analistas.

En el corto y medio plazo los especialistas aseguran que la abultada tasa de desempleo hace imposible reducirla sin que se produzca una bajada en las remuneraciones de los trabajadores, en especial de los no cualificados. El sistema de protección al desempleo, los programas de rentas mínimas existentes y por venir el ingreso mínimo vital, elevaran el salario reserva de los parados y de los inactivos y llevará a la perdida de la búsqueda de empleo.

 

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: