Actualidad

El gobierno anuncia ahora que perseguirá los «discursos peligrosos»

Unas declaraciones que exigen una rectificación o aclaración inmediata del ministro de Interior Fernando Grande-Marlaska. El ministro ha afirmado que el Gobierno está haciendo una monitorización de las redes sociales “con el fin de comprobar algunos discursos que pueden ser peligrosos o delictivos”, así como con las “campañas de desinformación”.

”Son las propias plataformas, siguiendo sus protocolos de actuación, las que acuerdan la retirada, no es el Gobierno, ni el Ministerio del Interior ni las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”, ha precisado este sábado Marlaska en rueda de prensa telemática desde La Moncloa.

Una amenaza velada que endurece todavía más el control sobre la libertad de prensa y de expresión, que empieza a ser y a resultar peligroso. Inimaginable e intolerable en unos estándares democráticos europeos. Nunca en la historia de la democracia española se había producido una amenaza  tan explícitamente verbalizada a libertades fundamentales e incluso a la propia acción de control y fiscalización de la prensa. Incluso de la propia opisición. No se puede consentir esta escalada de control y restricciones ni un día más y haría bien la oposición democrática que todavía queda en España en exigir la inmediata rectificación del gobierno sobre el particular.

Una deriva que se suma al control casi absoluto de las televisiones y ahora incluso de los mensajes de moviles a través de las empresas Newtral y Maldito Bulo. Asfixiante.

El ministro nos ha quedido tranquilizar con cuchara de balleta añadiendo a continuación  que la crítica “es la base del Estado de Derecho”. “Nos enriquece y nos fortalece a todos, no hay ninguna limitación a la crítica”, ha sentenciado. Claro.  Se nota. Ya nos quedamos todos más tranquilos señor Marlaska.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: