Actualidad

El ITER y el Hospital Candelaria logran reducir al 50% el tiempo de diagnóstico del virus

El Instituto Tecnológico de Energías Renovables (ITER) ha cedido un instrumento de qPCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa, traducido del inglés) que facilita el diagnóstico de casos de COVID-19 al Complejo Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria (HUNSC). El citado instrumento, que fue cedido el pasado 27 de febrero, permite realizar 50 pruebas por hora.

El equipo de qPCR, que se utiliza habitualmente en el laboratorio de genómica del ITER, está ubicado en los laboratorios del complejo hospitalario, y permite conocer si una muestra (generalmente recogida a través de las fosas nasales, aunque también puede proceder de boca, de las heces o de la sangre), contiene el virus SARS-CoV-2, y determinar la carga viral de la misma. Estos dos parámetros son esenciales para el diagnóstico y las medidas que deben tomar los profesionales clínicos.

Asimismo, durante la última semana se ha incorporado, además, personal técnico e investigador del área de Genómica del propio ITER, liderado por el Dr. Carlos Flores, a los laboratorios del hospital, de manera totalmente voluntaria y desinteresada.

La idea de la colaboración es apoyar al equipo humano del Servicio de Microbiología del HUNSC durante el proceso de realización de los análisis, con la finalidad de incrementar el número de pruebas realizadas diariamente y de dar un respiro, en la medida de lo posible, a los profesionales que llevan semanas ocupándose de estas tareas.

El personal del ITER que está colaborando con el HUNSC tiene una gran experiencia investigadora en los procedimientos de preparación de las muestras (extracción del ARN vírico), la utilización de las técnicas de PCR requeridas, robots de automatización, así como en el manejo seguro de los Equipos de Protección Individual necesarios para preservar su salud.

La selección de este personal se ha realizado siguiendo una serie de criterios: voluntariedad, formación, experiencia previa, disponibilidad de horarios flexibles, la posibilidad para poder acometer medidas de aislamiento físico en sus domicilios durante los periodos de descanso, y la existencia de contacto con población de riesgo en sus domicilios (personas dependientes, niños, personas jóvenes y mayores con otros factores de riesgo).

Fabricación de pantallas de protección para sanitarios

Por otro lado, personal de diversos departamentos del ITER (Robótica, Electrónica, Informática, Energías Renovables y Medio Ambiente) han iniciado la fabricación de viseras para portar pantallas de protección con objeto de ser utilizadas por personal sanitario durante la situación de crisis derivada del coronavirus.

Constituidos en un equipo de trabajo, utilizando cuatro impresoras 3D del ITER y tres personales que estos trabajadores tenían en casa, se pusieron manos a la obra.

Durante los primeros días se produjeron una media de 20 viseras del modelo validado por los expertos sanitarios, actualmente y con todas las impresoras configuradas y funcionando a pleno rendimiento, se está fabricando a una media de 50 viseras al día.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: