Economía

La luz no bajará debido a la intervención del mercado eléctrico por el Gobierno

Las grandes eléctricas de siempre, muchas de ellas, nulas en cuanto a nuevas ofertas de bajadas precio del kW por la crisis, serán las beneficiarias de esta intervención, ya que detiene la escalada agresiva de reducción de precios de la energía y por lo tanto, frena la fuga de clientes por precios.

La inseguridad jurídica generada por el nuevo Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, pone en riesgo a las comercializadoras eléctricas que estaban ajustando sus precios del kW a la baja, para ofrecer el mejor contrato eléctrico posible a los autónomos y pymes.

Las comercializadoras eléctricas pequeñas, para competir contra las grandes eléctricas y captar clientes, venían ofreciendo precios agresivos aprovechando la baja del mercado actual, por entre otras consideraciones, la baja demanda eléctrica por el confinamiento en España.

A pesar de que este Real Decreto tiene ventajas para los consumidores, como es el que no le puedan cortar la luz y el poder fraccionar el recibo, la luz seguirá debiéndola a un precio muy elevado. Una vez que salgamos del estado de alarma, la eléctrica podrá ejercer su derecho a cobro o incluir al cliente en un listado de morosidad, si la factura no está pagada, aun teniendo un precio “altísimo”.

El Real Decreto-ley 11/2020 indica en su artículo 42, en referencia a autónomos y pymes consumidores de luz: “En cualquier momento, podrán suspender temporalmente o modificar sus contratos de suministro, o las prórrogas de dichos contratos, para contratar otra oferta alternativa con el comercializador con el que tienen contrato vigente, al objeto de adaptar sus contratos a sus nuevas pautas de consumo, sin que proceda cargo alguno en concepto de penalización

Según nos explicó Ángel Treviño, CEO de Ecoluz Consultores, el mercado es una operación financiera, parecida a la Bolsa, que se prevé y se paga por adelantado. Es decir, que si el Real Decreto anima a romper los contratos con precios anteriores a la crisis, indicando que se tiene el derecho de escoger una mejor oferta, aun siendo con la misma comercializadora, la comercializadora en cuestión que ya pagó por esa luz del cliente por adelantado con un precio superior antes de la crisis, simplemente, asume las pérdidas de la diferencia de precios.

En resumidas cuentas, muchas compañías comercializadoras no darán su mejor precio por temor a perder en la operación, y otras, se expondrán a la quiebra por no tener “espalda suficientes” para aguantar una inseguridad jurídica que las expone a mayor riesgo e incertidumbre añadida a la que ya existe.

Treviño, nos puntualizó: “Se está perdiendo una oportunidad única para la recuperación económica post-coronavirus, la energía es el segundo gasto más elevado después del coste laboral en la mayoría de las empresas cerradas. A las empresas y autónomos que están cerrados y confinados no le interesa una mejor oferta hoy, cuando el recibo de luz va a venir casi con consumo 0. A ellos les interesa la mejor oferta posible, cuando vuelvan a abrir su establecimiento, con duración de uno o dos años, y cuando tengan un consumo habitual, ahí es donde necesitarán el descuento en el consumo.”

El CEO de Ecoluz dijo que hay que mantener y cuidar a todas esas comercializadoras eléctricas pequeñas, así como gestores y profesionales dedicados al ahorro energético, ya que con sus productos, servicios y precios, han conseguido que tengamos uno de los mercados eléctricos de los más económicos, libre de impuestos, de Europa.

Angel Treviño concluyó: “El alto precio de la luz, no es un problema de mercado, al mercado hay que dejarlo como está y darle seguridad jurídica. El problema del precio de la luz, viene porque el gobierno le suma a la factura final, más del 50% en impuestos, con lo cual en vez de tener la luz más barata de Europa, tenemos la tercera luz más cara de Europa.”

 

A %d blogueros les gusta esto: