Tribuna Libre

La cifra del engaño

En Italia y España siguen aumentando los fallecidos por el COVID-19, superando a la China, país donde empezó el brote de la pandemia que ya se ha cobrado más de 46.000 muertes. Solo 3.305 muertos en el país asiático, las cifras podrían hablar de un gobierno que ha coordinado y ha sabido llevar la situación, ¿pero es realmente cierta está cifra?, ante esto, se han generado todo tipo de conjeturas y cálculos que muchos expertos lo han catalogado como imposible o simplemente, el gobierno ha ocultado las cifras reales para no alarma al país y que su imagen quede manchada de por vida.

 

Hasta el día de hoy en Italia se ha registrado más de 12.428 fallecidos y en España más de 9.503, en cambio en Francia son 3.523, estos países todavía no han llegado al pico de víctimas por la pandemia del COVID-19. En Estados Unidos la cifra podría llegar a 200.000 muertos, desde los 3.600 que hay actualmente, hasta aquí los datos oficiales que nos transmite cada gobierno. Ahora entraremos en un ámbito resbaladizo de especulaciones, y de las estadísticas de China.

 

En Wuhan, origen de la pandemia COVID-19, se publicó más fotos donde había acinadas unas urnas en el crematorio. Un transportista confeso que en dos días había entregado 5.000 urnas solo para el crematorio de Hankow Allí mismo se registró solamente 2.535 fallecidos, que es el 70% de los casos en China. Nadie sabe ni sabrá lo que ocurre en China y ocurrirá, ni los propios chinos, desde el PIB inflado años tras año, hasta los datos de que ninguna compañía en febrero tuvo pérdidas en sus cuentas.

 

La cifra de fallecidos según los datos de los expertos han podido llegar entre 42.000 y 47.000, basándonos en datos sobre hornos activos y capacidad de incineración de los crematorios que han estado trabajando las 24 horas del día. Ahora bien, restándole aquellos fallecidos que han muerto durante la cuarentena cifra que con la tasa de mortalidad es del 0.7% supondría un incremento de 13.000 fallecidos, que es 10 veces superior a la versión oficial del gobierno chino.

 

Pero está no es la primera vez que se duda del gobierno, un supuesto aumento anormal de los niveles de sulfuro en la atmósfera de Wuhan era un indicio de que el crematorio estaba quemando más de lo debido, pero ha sido desmentido para seguir ocultando la verdad. Pero eso no es todo, también se ha especulado con los 21 millones de líneas móviles que dejaron de operar durante la pandemia del COVID-19.

 

Una investigación de SCMP asegurá que los primeros casos en Wuhan fue a mediados de noviembre de 2019, pese a que no fue reconocido hasta el 31 de diciembre, cuando el virus estaba descontrolado.

 

Habido familiares que han declarado en medios asiáticos que sus familiares han muerto en casa sin que nadie los diagnosticara nada, por lo tanto no entrarían dentro de las cifras como fallecidos por el COVID-19.

 

En realidad es imposible saber que cifra ha alcanzado en fallecidos en China, el gobierno intenta lavar su imagen ante el mundo, seguir negociando los aranceles con Estados Unidos y que el mundo pronto despierte de la pesadilla que está viviendo actualmente.

Artículo de David Girón Vaqueriza

 

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: