Actualidad

Mientras Italia aisla a 16 millones de personas España asiste al 8M

Mientras el Gobierno de España autoriza las celebraciones de manifestaciones masivas por el 8M en España, además de todo tipo de eventos deportivos y lúdicos, Italia se pone en cuarentena.

Evidentemente nadie escarmienta en cabeza ajena y el Gobierno de España ha obviado las drásticas medidas que se están tomando en el resto de países que están siendo golpeados por el Covid-19. No se trata de caer en el pánico pero empieza a ser absolutamente irresponsable permitir semejantes multitudes en una ciudad, póngase por caso Madrid que ya supera con creces los dos centenares de contagiados por el virus en una progressión exponencial desde hace días.

En el país transalpino, sin embargo vastas áreas del norte se despertaron este domingo bloqueadas después de que el gobierno decidiera aislar a más de 15 millones de personas para frenar la propagación del coronavirus, una medida excepcional que desconcierta y angustia entre otros a los habitantes de Milán, capital económica del país.

El presidente del Gobierno italiano, Giuseppe Conte, firmó la pasada madrugada el decreto con el que se quiere luchar contra el brote, que ya ha causado 233 muertos y más de 5,000 contagiados y ha convertido a Italia en el principal foco europeo.

Italia se convirtió en el segundo país más afectado por el coronavirus después de China, según el balance realizado este domingo por la AFP con datos de las autoridades nacionales e informaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La norma aisla prácticamente y paraliza una zona que incluye toda la región de Lombardía y otras 14 provincias italianas del norte: Módena, Parma, Piacenza, Reggio Emilia, Rimini, Pésaro-Urbino, Venecia, Pádua, Verbano-Cusio-Ossola, Treviso, Vercelli, Novara, Asti y Alessandria.

Unas medidas desconocidas en Europa que deberían haber hecho reconsiderar la situación a nuestros gobernantes, más empeñados en dar una falsa y peligrosa imagen de normalidad y calma, que de proteger a la población del país de una epidemía de momento de consecuencias desconocidas. Veremos el precio que hemos de pagar, especialmente los más débiles.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: