Actualidad

Reino Unido calcula unas 200-300 mil muertes por coronavirus en el peor escenario

Los peores escenarios posibles que maneja la administración británica debida a la irrupción del virus de Wuhan son ciertamente aterradores. En una información publicada primero por el Telegraph y ahora también por The Guardian se hace mención a los planes de contingencia elaborados por el gobierno británico en el peor de los escenarios que se presentan. No debemos caer en el pánico, pero si convendría que empezáramos a entender la dimensión real del problema al que nos enfrentamos.

Los planificadores de emergencias han elaborado propuestas para hacer frente a un «exceso de muertes» de entre 210.000 y 315.000 en un período de 15 semanas como parte de las medidas de larga data para asegurar que el Reino Unido pueda hacer frente a una pandemia mortal.

El «peor escenario razonable» se estableció por primera vez hace una década y todavía forma parte de la planificación subyacente, apoyando el plan de acción contra el coronavirus anunciado por Boris Johnson en una reunión de emergencia el lunes en Londres.

No obstante los políticos y el alto funcionariado se ha mostrado reacio a especular sobre cuántos podrían estar en riesgo si el coronavirus se propagara a un gran número de la población británica, pero los funcionarios de salud señalaron documentos que detallaban el peor caso . En este escenario se ascendería a entre el 0,4% y el 0,5% de la población británica y se basa en una proyección base con una tasa de mortalidad del 2,5%. No obstante Chris Whitty,  epidemiólogo británico, director médico de Inglaterra, asesor médico jefe del gobierno del Reino Unido, asesor científico y jefe del Departamento de Salud y Asistencia Social y director del Instituto Nacional de Investigación redujo la tasa de mortalidad a una cifra no superior al 1%.

Las cifras se exponen en un documento especial para los planificadores de emergencias a partir de 2013, en el que se afirma que «el gobierno considera que uno de los mayores riesgos actuales para el Reino Unido es la posible aparición de una pandemia de gripe», considerada durante mucho tiempo un riesgo nacional más mortal que el terrorismo o un desastre.

Se espera que los planificadores de crisis de todo el país se hayan puesto en contacto con todo el mundo en lo que se denomina «proceso de gestión de muertes» – forenses, directores de funerarias, directores de morgues y autoridades de entierros y cremación – para asegurarse de que tienen planes para hacer frente a un brote pandémico.

Los expertos empiezan a cuestionar si la maquinaria política está respondiendo lo suficientemente rápido a la crisis del coronavirus. Bob Kerslake, ex jefe de la administración pública, dijo que el dilema para Downing Street era que para cuando se hiciera evidente la necesidad de cerrar las escuelas o detener las reuniones públicas para interrumpir la propagación de la enfermedad, fácilmente podría ser demasiado tarde porque el virus se habría propagado demasiado.

El ministro advirtió que «si los ministros creen que las medidas de emergencia serán necesarias, deben actuar ahora». Lord Kerslake añadió: «Su problema es que para cuando sepamos con certeza cuán grave es el brote de coronavirus, será demasiado tarde, porque tales medidas no podrán detener su transmisión».

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: