Economía

Los empresarios canarios empiezan a mirar al turista local para salvar la temporada

Lo que ya se antojaba una temporada plena de incertidumbres con varios factores negativos acechando la enconomía europea, todavía se ha complicado más con la llegada de un visitante inesperado y letal.

En efecto los temores a que el Brexit fuera a complicar de manera severa la economía canaria y en especial la llegada de turistas británicos a nuestras islas, ahora parecen ya opacarse ante las sombras que proyecta la nueva situación global que se nos presenta. El mercado británico siempre ha sido el mayoritario y el más fiel a los reclamos del turismo de nuestras islas. Era previsible por tanto un impacto negativo del Brexit en el comportamiento del sector, puesto que se imponen nuevas y más fastidiosas restricciones a la hora de viajar del Reino Unido hacia Canarias y también en el sentido inverso. La vuelta de los pasaportes y las complicaciones de los trámites en aeropuertos, ya de por si, era un importante escollo en un comportamiento normal de la dinámica turística de Canarias.

Si  eso fuera poco por el mes de septiembre nos enfrentamos a la quiebra del gran operador turístico británico Thomas Cook, la agencia de viajes más antigua y con más solera del mundo. El impacto también dejó algunos arañazos significativos en nuestras reservas hoteleras, que ciertamente se absorvieron con una relativa comodidad buecando alternativas de gestión.

Además del Brexit y la crisis de Thomas Cook no conviene olvidar la situación de la economía alemana. La  locomotora europea y por supuesto tradicional mercado turístico canario, ha dado síntomas de un agotamiento notable. Atrás quedan ya los años de un crecimiento sostenido y permamente de la economía alemana que ha entrado ya desde hace algunos meses en un estancamiento ostensible, cuando no en franca recesión. Estos datos tampoco hacían presagiar una temporada brillante para la principal industria canaria, pero como los otros dos factores antes enumerados, era una coyuntura que debidamente gestionada podía subsanarse con perdidas digamos relativamente modestas o asumibles.

Pero obviamente para lo que no estabamos preparados era para el «octavo pasajero» el alien del virus de Wuhan. Los efectos y el impacto del coronavirus en la economía mundial ni siquiera pueden ser en estos momentos dimensionados. El FMI espera que China, el país donde se ha originado el brote, “se desacelere en un 0,4 por ciento”, en comparación con su “objetivo de crecimiento inicial de 5,6%”. La ANU (Universidad Nacional Australiana) analiza siete escenarios sobre el impacto del brote en la riqueza mundial, cuatro de los cuales examinan el impacto de la propagación del coronavirus. Es en el mejor de los casos donde la investigación de la ANU estima la pérdida de más de dos billones de euros (2,4 billones de dólares) y unos 15 millones de fallecidos. Pese a que es casi un 0,002% de la población mundial total, la cifra es altísima o mejor dicho es definitivamente aterradora.

No es difícil imaginar el impacto brutal que esta pandemia global puede tener en la actividad turística de nuestro archipiélago. Tan solo con los primeros positivos conocidos en Adeje los tabloides británicos ya han comenzado a emitir noticias bastante catastróficas sobre la situación de la isla.

En esta redacción de Crónica de Canarias hemos recibido el contacto de corresponsales del NY Times y del The Times de Londres sobre la situación en Canarias en un claro alarde a nuestro juicio de desproporción y alarmismo. No es difícil presagiar el impacto que esta epidemia global en ciernes va a tener sobre una economía tan fragil y tan fragilizada como la nuestra.

Es por eso que algunos hoteleros, los más avezados, empiezan a mirar al turista local para intentar salvar, en la medida de lo posible, los muebles y la temporada a la espera de que pase la tormenta  y que el cielo de la esperanza pueda  verse de nuevo azul y brillante para la economía de nuestro archipiélago.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: