Crónica de Canarias

En la sociedad del siglo XXI todos los ciudadanos necesitan tener un acceso libre, amplio e igualitario a la información, a los datos y a las versiones sobre los diversos acontecimientos que construyen nuestra esfera de lo público.

Actualidad

Ex-terrorista y relacionado con el narco por la DEA quién acompañaba a Iglesias en su escrache

Mucho se ha hablado y ríos de tinta han corrido respecto al escrache que sufrió el vicepresidente del Gobierno de España, Pablo Iglesias en el campus de Somosaguas, precisamente en el que él daba clases y acostumbraba a escrachear a invitados a conferencia contrarios a sus pareceres ideológicos. Es lo que él llamaba el «jarabe democrático». Pero la perspectiva del escrache sufrido por el escracheador nos ha hecho perder del foco al invitado a la charla en el campus. Y este no era otro que Álvaro García Linera a la sazón exvicepresindente del gobierno boliviano de Evo Morales y ahora en fuga de su país.

Linera figura en muchas biografías como declarado marxista, político, exguerrillero, matemático y autor de varios libros sobre transformación política y social. Se le reconoce como uno de los intelectuales más importantes de la izquierda. Este es en pocas palabras el perfil de Álvaro García Linera, el hombre que compartía aula en la Universidad Complutense con Pablo Iglesias cuando fue escracheado por los «antifascistas».

Se da la circunstancia que Linera fue juzgado por terrorismo en su propio país Bolivia. Fue uno de los miembros más destacados del Ejército Guerrillero Túpac Katari (EGTK). Una organización guerrillera integrada creada en 1986 que lleva el nombre del líder del alzamiento indígena de finales del siglo XVIII en el Alto-Perú, Tupac Katari. La organización mantuvo el activismo con una estructura de formación sindical a las comunidades campesinas, el desarrollo teórico y una estructura propagandística. Fue desarticulada a pocos meses de iniciar su etapa de entrenamiento armado, entre marzo y agosto de 1992. Entre marzo y agosto fueron detenidos y encarcelados 35 de sus miembros, entre ellos sus líderes Felipe Quispe, el propio Linera y su hermano José Raúl.

Además de esto Linera se encuentra bajo la lupa de las autoridades de EEUU, que acusa de narcotráfico a buena parte del gobierno de Evo Morales. Entre los investigados se encuentra el piloto del avión oficial del presidente, Walter Álvarez Agramonte, y dos personas muy cercanas al vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera y su hermano Raúl.  .

También en su propio país los hermanos García Linera se encuentran en el foco de la polémica por sus actividades. Al margen de todo esto, no parece por tanto que sea lo más recomendable para un vicepresidente del Gobierno de España compartir acto y micrófono con personas con antecedentes de semejante calibre. Todo esto viene a sumarse a la polémica por los acontecimientos en la embajada española en Bolivia, que lejos de aclararse permanecen en la bruma más espesa de la opacidad gubernamental. Nuestra imagen y nuestra credibilidad como país y como democracia están en juego.

A %d blogueros les gusta esto: