Cultura

Los enanos de La Palma calientan ya para bailar

Y comienzan a calentar ya los enanos de La Palma para su histórica y esperadísima danza. Este 2020 toca fiesta lustral y la «isla bonita» ya se prepara para una de las fiestas más apasionantes de nuestro panorama social y cultural.

Por tanto este miércoles comienzan los ensayos de la Danza de los Enanos, uno de los actos más esperados de la Bajada de la Virgen de Las Nieves. Todos los implicados afrontan meses de trabajo intenso para que todo resulte perfecto.

Los integrantes de la peña tendrán que unir sus voces para que la letra y la música se acompase con el baile de los alquimistas. Luego se producirá la magia y, tras una asombrosa transformación, podremos ver a los Enanos desplegar todo su arte al son de la polca.

Los orígenes de la fiesta se remontan al siglo XVIIcomo una respuesta de los feligreses ante la Virgen de las Nieves, para que esta interceda en las diferentes desdichas que tenían lugar en la isla de La Palma. Así, en los años 1630, 1631 y 1632, se produjeron una serie de sequías que motivaron el traslado de la imagen desde su santuario, ubicado a las afueras de Santa Cruz, hasta dicha ciudad. La bajada vuelve a tener lugar en 1646 por la erupción del Volcán Martín y en 1659 ante una plaga de la langosta.

En el año 1676, en el que tuvo lugar una extraordinaria sequía, el obispo García-Ximénez, autoriza nuevamente el traslado de la imagen de la Virgen de las Nieves (patrona de La Palma) desde su parroquia hasta la localidad de Santa Cruz de La Palma. El prelado, viendo el fervor popular, resolvió que el devoto acto se repitiese cada cinco años, a partir de 1680. García Jiménez ordenó que la Santísima Virgen fuera colocada en “trono decente”, lo que dará origen al traslado del trono en romería, del que comienza a tenerse constancia en las últimas décadas del siglo XVII y primeras décadas de 1700.

Durante los primeros lustros de celebración, la Bajada se ven influenciada por las festividades del Corpus y sus representaciones teatrales y dancísticas propias de esta cita, transformadas en autos marianos, como es el caso de las loas y los carros alegóricos. A pesar de la prohibición del rey Carlos III, dichos autos nunca dejaron de representarse.​ Continuando con la tradición teatral, se tiene constancia de la representación de los primeros diálogos entre nave y castillo en el XVIII. El Diálogo entre el castillo y la nave con el texto original de Antonio Rodríguez López que data  de 1885, sigue usándose en la actualidad en la festividad.

Todo listo pues para disfrutar de esta magnífica fiesta que recordemos que es de Interés Turístico Nacional y Premio del Centro Internacional de Conservación del Patrimonio.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: