Editorial

El karma de Pablo Iglesias

Si uno hace una sencilla búsqueda en wikipedia sobre el significado de Karma a uno le sale algo tal que así:

Según varias religiones dhármicas, el karma (en sánscrito: कर्म) es una energía trascendente (invisible e inmensurable) que se genera a partir de los actos de las personas. También conocido como un espíritu de justicia y/o equilibrio. Es una creencia central en la doctrina del hinduismo, el budismo, el jainismo,  el ayyavazhi y el espiritismo. Aunque estas doctrinas expresan diferencias en el significado mismo de la palabra karma, tienen una base común de interpretación. Generalmente, el karma se interpreta como una «ley» cósmica de retribución, o de causa y efecto. Se refiere al concepto de «acción» entendido como aquello que causa el comienzo del ciclo de causa y efecto. Según el karma, cada una de las sucesivas reencarnaciones quedaría condicionada por los actos realizados en vidas anteriores.

Este miércoles Pablo Iglesias durante un coloquio en el Campus de la Universidad Complutense de Madrid en Somosaguas, precisamente donde dio clases como profesor de ciencias políticas, y al que volvía como vicepresidente segundo del Gobierno de España, ha tenido ocasión de probar esa medicina, que él llamaba el «jarabe democrático».

Ha sido cuando un grupo de jóvenes pertenecientes al colectivo Frente Obrero le ha interrumpido al grito de ‘fuera vende obreros de la Universidad’, y han acusado al líder de Podemos de haber desatendido a la «clase obrera» y de provocar el «auge del fascismo».

En ese momento a algunos, yo diría que a muchos españoles se nos ha encendido la bombillita roja con lucecitas de neón que dice karma karma karma….la palabra más repetida esta tarde de miércoles.

No se trata de alegrarse de semejantes prácticas. De hecho denotan el nivel de zafiedad, el nivel de degradación real que sufre en estos momentos nuestro sistema político, social y especialmente moral. No seremos nosotros los que defendamos ni siquiera levemente busquemos una tímida justificación a actos tan reprobables como los vividos en el campus de Somosaguas. Pero realmente si hay alguien culpable, si existe alguien con especial responsabilidad en el nivel pútrido que viven nuestras instituciones (desde las administrativas hasta las universitarias) ese es Pablo Iglesias.

De él y su » nucleo irradiador» como diría el bisoño Errejón derivan buena parte de estas actitudes. La intolerancia y la violencia (implícita o explícita) que este personaje desprende desde que se dio a conocer escracheando en ese mismo salón de actos de la universidad a Rosa Díez es posiblemente el legado más importante que el señor vicepresidente del gobierno nos va a legar a los españoles. A la vista de cualquiera está, solo hay que consultar youtube y comprobar una a una las perlas que nuestro vicepresidente ha ido acumulando desde que tenemos registro de él.

Pero el karma siempre vuelve. Malos tiempos para el sentido común y la moderación, ¿verdad Pablo?.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies
A %d blogueros les gusta esto: