Crónica de Canarias

En la sociedad del siglo XXI todos los ciudadanos necesitan tener un acceso libre, amplio e igualitario a la información, a los datos y a las versiones sobre los diversos acontecimientos que construyen nuestra esfera de lo público.

Actualidad

Stop bulos: poniendo en su sitio al Coronavirus

En este breve artículo expondremos breve y sencillamente lo qué sabemos y lo que realmente es el coronavirus. La oleada de fake news, de falsedades y exageraciones en nada ayudan al control de la enfermedad, al contrario generan más caos y más problemas añadidos a lo que ya tenemos:

*Puntos clave COVID19:

1) Mecanismo de transmisión:
Se transmite por gotitas de Pflügge (>5 micras). Esto implica que podría contagiarse entre humanos por:
– Hablar o recibir tos o estornudos de una persona infectada y que estas gotas alcancen las mucosas oral, nasal o conjuntival.
Estas gotitas no permanecen suspendidas en el aire, sino que se depositan rápidamente, por lo que solo permiten la transmisión a una distancia de algo menos de 1 metro.
– Tener contacto directo de las mucosas con las secreciones respiratorias de una persona infectada o, de forma indirecta, a través de las manos u objetos recientemente contaminados (por ejemplo, llevarse las manos a la boca tras haber tocado una superficie en la que recientemente ha tosido un paciente).
– No se ha demostrado transmisión por otras vías hasta el momento. No ha habido ningún caso espontáneo (ie sin contacto previo con algún/a afectado/a) ni transmisión por fómites/objetos inanimados.

2) Las medidas de prevención actuales* contemplan lo siguiente:
– Lavado de manos y medidas generales de higiene.
– Si se confirma algún caso en nuestro entorno y/o quiere hacerse alguna medida para la prevención de procesos como la gripe, limpieza de superficies y materiales con un detergente neutro, seguida por una desinfección con agentes habituales como son: lejía diluida (o alcohol etílico o isopropílico al 70% para superficies metálicas, de madera o delicadas, para las que la lejía no resulta aplicable).
– Evitar aglomeraciones y reuniones en lugares cerrados en los que potencialmente haya afectados.
– El uso de mascarillas corrientes solo sirve para evitar que una persona afectada pueda pasar la infección a otra. Si se quiere usar alguna mascarilla para prevenir la infección, se recomendarían las de tipo FFP3 (que bloquean un 98% de dichas gotitas de Pflügge), aunque en general solo se recomendarían a profesionales sanitarios en contacto estrecho con pacientes afectados.

3) Efectivamente, existe desinformación creciente, de la que más de un individuo o empresa puede sacar un rédito económico. Cabe ser prudente, pero sin caer en el alarmismo.

La pandemia es definida por la OMS como: “La propagación mundial de una nueva enfermedad”. Ni más ni menos. El número de casos en China parece estabilizarse y el rápido crecimiento de casos en Italia es previsible que acabe también cediendo.

De cualquier modo, se trata de una infección por un Coronavirus (un tipo de virus muy conocido por su participación en procesos banales como los resfriados comunes) y con una letalidad que varía entre el 0,7 y el 3% según los países. Si la comparamos con otras infecciones a las que actualmente no se les presta absolutamente ninguna atención mediática (gripe, ébola, dengue, Zika…), es fácil entender cómo no es muy constructivo ni adecuado caer en el alarmismo.

A %d blogueros les gusta esto: