Crónica de Canarias

En la sociedad del siglo XXI todos los ciudadanos necesitan tener un acceso libre, amplio e igualitario a la información, a los datos y a las versiones sobre los diversos acontecimientos que construyen nuestra esfera de lo público.

Editorial

Cargarse España es muy rentable

Desde el principio de la democracia ha venido rigiendo una norma no escrita pero si ampliamente practicada por todos los gobiernos nacionales y autonómicos. La norma del conflicto. Parece que en España cuanto mejor y más leal es el comportamiento de una comunidad, peor es el trato que recibe desde la administración central.
El último ejemplo y quizá el más palmario y humillante, han sido las escandalosas cesiones de Pedro Sánchez a la Generalitat de Cataluña. En el documento que ha trascendido sobre la reunión entre Sánchez y Torra, al que el presidente español tildaba hace unos meses de racista, figuran abundantes cesiones y privilegios para intentar calmar aunque sea por unos meses las ambiciones de los nacionalistas catalanes.
Además de numerosas competencias figuran en el acuerdo una partida de 4.000 millones de euros que son consecuencia del punto 7 de lo que se ha dado en llamar la «agenda para el reencuentro» que dice así:  “El Gobierno tiene el compromiso de que el proyecto de PGE 2020 cumpla con las disposiciones contenidas en el Estatuto de Autonomía sobre inversión de la Administración General del Estado como ya sucedía con el proyecto de PGE para 2019”. Poco más que decir.
Así las cosas ¿qué pensarán los ciudadanos de comunidades autónomas cuyas instituciones son leales y respetuosas de la gobernabilidad de España?;  ¿no es más rentable, nos preguntamos entonces, para sus conciudadanos apretar en la dialéctica del conflicto como han hecho sistemáticamente los gobiernos vasco y catalán durante décadas?.
Lo cierto es que esta España que se nos dibuja en el horizonte plagada de injuticias y de cortoplacismos empieza a presentar inquietantes niveles de desigualdad, que curiosamente se agrava con los llamados gobiernos de «progreso». Precisamente con los gobiernos de izquierda las diferencias y privilegios de unos españoles frente a otros, se exacerban de manera alarmante y amenazan con derrumbar todo nuestro edificio institucional que como toda buen edificio necesita de la bondad, nobleza y calidad de los materiales. Y el nuestro amenaza ruina. Triunfa tristemente la dialéctica del conflicto frente a la de la lealtad y la solidaridad.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: