Actualidad

Sánchez se carga la separación de poderes

El nombramiento de Dolores Delgado como Ministro de Justicia ha desencadenado una enorme tormenta política.  Es la primera vez en democracia que un miembro del ejecutivo pasa a ser Fiscal General del Estado, una instancia que requiere un perfil con un caracter neutro para asegurar su capacidad de maniobra.

La mayoría de las asociaciones de jueces y fiscales se han mostrado muy críticos con la decisión dado que hasta “anteayer” era ministra de Justicia, algo que consideran que compromete la apariencia de imparcialidad del Ministerio Público. Así lo manifestado la presidenta de la Asociación de Fiscales (AF) -la mayoritaria de la carrera-, Cristina Dexeus, que ha asegurado que es “una manera muy clara de indicar” que el Gobierno quiere tener “sometida” a la Fiscalía.

Las reacciones políticas  tampoco  se han hecho esperar. Inés Arrimadas por ejemplo ha expresado: Es escandaloso que Sánchez coloque a su exministra de Justicia al frente de la Fiscalía. Le vale todo para poner las instituciones del Estado a su servicio y al de sus socios. Otro intolerable paso más en la politización de la justicia.

Veremos en qué  termina este escándalo  derivado de este nombramiento.

 

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: